China será el país invitado de honor en la próxima Feria Internacional del Libro de La Habana

BEIJING, mayo 9.— El embajador de Cuba en China, Miguel Ángel Ramírez, y el viceministro chino Wu Shangzhi, coincidieron en que durante la XXVII Feria Internacional del Libro de La Habana, se ampliarán los nexos culturales bilaterales, informó PL.

De acuerdo con la sede diplomática de la nación caribeña, Ramírez fue recibido por Wu este lunes en la Administración Estatal de Prensa, Publicación, Radio, Cine y Televisión.

Ambos intercambiaron sobre la participación del gigante asiático en el referido evento literario previsto para celebrarse del 1 al 11 de febrero de 2018, en el que China será el país invitado de honor.

Como parte de la delegación que acompañó al diplomático, participaron el vicepresidente del Instituto Cubano del Libro (ICL), Juan Carlos Santana, y la directora de Relaciones Internacionales de esa entidad, Yailan Rodríguez, quienes dialogaron sobre las excelentes relaciones político-culturales existentes entre los dos pueblos.

Asimismo repasaron y abogaron por continuar los trabajos relacionados con la participación de China en la venidera Feria Internacional del Libro, la cual –consideraron– revierte una gran connotación para ambas partes.

Wu agradeció el profundo gesto brindado por la parte cubana al cambiar la fecha de inicio de la feria, la cual coincidía con las festividades del calendario lunar chino, de modo que permitirá una mayor participación de escritores y editoriales del país asiático en la nación antillana.

El embajador cubano auguró el éxito de la feria que, a su juicio, permitirá ampliar no solo la cultura literaria china, sino otras manifestaciones culturales provenientes de esta milenaria nación.

Ambas partes resaltaron las profundas raíces históricas y culturales que caracterizan los vínculos bilaterales y que se encuentran hasta el presente en un excelente estado, según refiere la embajada cubana.

Expertos cubanos aseguran que la cultura china es de gran valor nacional, debido a la impronta legada por los emigrantes que llegaron a La Habana provenientes de este territorio desde el siglo XIX y hasta principios del XX.

Tomado de Juventud Rebelde

Editado por Claudia de la C. Corzón Aput