Liu Zhenyun

País: China

Novelista.

Es uno de los escritores más prestigiosos de China. Durante la Revolución Cultural (1966-1976) se alistó en el Ejército de Liberación de China y pasó cinco años en el desierto de Gobi. En 1982 se licenció en la Universidad de Pekín en Literatura China. 

A principios de los años 1980, emprendió su carrera de creación literaria. Entre sus obras destacan las novelas Las flores amarillas de la tierra natal (1991); Anécdotas de la tierra natal (1993); Material y espíritu en la tierra natal (1998); De regreso a 1942 (1993); Una sarta de estupideces (2002); Teléfono móvil (2003); El pequeño gran salto de Liu (2007); Yo no soy una mujerzuela (2012) y La palabra que vale más que diez mil (2009); los libros de cuentos Tapu (1989); Los reclutas (1992); La oficina (1992); Suelo cubierto de plumas (1992); entre otros. Sus obras han sido traducidas al inglés, francés, alemán, español, italiano, sueco, checo, ruso, húngaro, serbio, árabe, japonés, coreano, vietnamita, tailandés y otros idiomas.

Su novela La palabra que vale más que diez mil ganó en 2011 el Premio Mao Dun de Literatura, máximo premio de novela en China y tiene una venta de 1.6 millones de ejemplares. Yo no soy una mujerzuela está cerca de 1.3 millones de ejemplares de ventas en China. Además, LiuZhenyun ha sido galardonado con numerosos premios, como por ejemplo: Premio Nacional de Cuentos en 1988, premio ZhuangZhong de Literatura en 1993, Premio Máximo de Cultura de Egipto en 2016, Premio Nacional de Cultura de Marruecos en 2017, mejor guionista en el Festival Internacional de Cine de Irán en 2013 por la película 1942, basada en su novela De regreso a 1942, mejor guionista en el Festival Internacional de Berlin en 2017 por el filme Someone to talk to, basada en La palabra vale más que diez mil

Muchas de sus obras de han sido adaptadas al cine y a la televisión, y estas películas han sido premiadas en los festivales internacionales de cine de Toronto, San Sebastián, Berlín, Roma, Cairo, Busan, Hong Kong, entre otros. 

Con un lenguaje llano, simpático y cargado de humor e ironía, ha mostrado su extraordinaria capacidad narrativa, a través de una minuciosa observación de la realidad social y las relaciones humanas, siempre desde la perspectiva de personajes vulnerables, atrapados por el tedio y las paradojas de su vida.